0
Células

INICIA CON TU CÉLULA ORANDO

19 de enero de 2016

Por tanto, nosotros todos, mirando a cara descubierta como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados de gloria en gloria en la misma imagen, como por el Espíritu del Señor. 2 Corintios 3:18

Hemos aprovechado un feriado para iniciar con nuestra célula una tarde de oración; este pasaje fue nuestra palabra para buscar al Señor con todo nuestro corazón.  ¡La oración puede transformarlo todo, por esto este año debemos determinarnos crecer más y más en la oración! ¡Debemos ser unos guerreros espirituales, que sabemos muy bien utilizar cada una de las armas que el Señor nos entregó!

Todos nosotros podemos disfrutar de Su gloria, lo que el Señor busca es un corazón que esté dispuesto a buscarlo.   La oración nos debe llevar a ver la gloria de Dios de una manera tan clara como cuando nos vemos en un espejo, es allí donde el Señor nos podrá mostrar cuáles son aquellas cosas que debo cambiar, qué decisiones debo tomar, qué cambios debo hacer.

A medida que seamos constantes en la oración seremos transformados por Su gloria.

¡Toda situación difícil puede ir siendo transformada en estos tiempos de oración!

Invita a tu célula a tener una mañana o una tarde de oración, prepara unas bebidas, pide que algunos traigan snacks para compartir y busca un lugar adecuado, privado, donde todos tengan libertad para orar.  Pon música de adoración, que permitirá que todos se conecten mejor con el Señor, pues prepara los corazones y el ambiente.  La oración es el oxígeno de la iglesia.

“Clama a mí, y yo te responderé, y te enseñaré cosas grandes y ocultas que tú no conoces”. (Jer. 33:3) 

¡Este es el año de crecer en la oración! Somos esos intercesores sensibles a la voz de Dios.

Los tiempos de oración no deben ser muy planos, ya que la mente puede comenzar a distraerse, cada cierto tiempo debes direccionarlos en lo que deben orar.  Se pueden tener momentos de rodillas, examinando nuestro corazón, orando en grupo, o cada matrimonio entregando sus peticiones al Señor.  ¡Dios te irá guiando!

Con amor, Johanna.

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply