0
Invierno

ESPERANZA EN SU AMOR

22 de junio de 2023

Devocional – Día 31
Estación Invierno
Frío

Proverbios 31:21

No tiene temor de la nieve por su familia,

Porque toda su familia está vestida de ropas dobles.

En el invierno llega el frío, las noches largas, y todo es tan diferente, que se debe dejar el espacio para que sea Dios, quien tome el control.

En mi país, Colombia, no existen las estaciones, porque estamos ubicados en la línea ecuatorial, por ello tuve que documentarme mucho sobre el tema… encontré que, entre las diferentes expectativas, el invierno puede ser absolutamente hermoso, con los copos de nieve, el chocolate caliente y las lindas bufandas. 

Sin embargo, también se conoce como la época del año que puede deprimir a muchas personas, por la falta de la vitamina D, que es la que otorga el sol; el clima frío y las nubes que se avecinan, pueden traer tristeza y aislamiento. Muchos se esconden dentro de sus casas en busca de calor, porque, aunque las vacaciones están llenas de diversión familiar, después del año nuevo, quedan dos o tres meses más de frío. 

Experimenté el invierno en mi vida, una época que no pensé vivir, pasé el frio de la soledad, con días muy cortos y noches mucho más largas.

Desde hace 29 meses estoy atravesando el dolor de no tener a mi lado a mi amado esposo Alejandro, quien falleció por causa de un ataque al corazón.  Desde esa fecha, toda mi vida dio un giro de 180 grados de manera inesperada.

He pasado muchas noches frías, donde me preguntaba: ¿por qué? ¿por qué a mí? ¿por qué viuda?, ¿por qué mis hijas huérfanas? Tantas preguntas inundaban mis pensamientos y no me permitían ver, oír, ni experimentar más del amor de Dios.  A pesar que todas esas preguntas que aún están en mi interior, decidí, rendir mi vida por completo a los pies de mi Señor, para poder experimentar consuelo en mi corazón roto.

Esta descripción del invierno, define mucho de lo que he experimentado cada día como cabeza de familia, madre de tres hermosas e inteligentes hijas de 21, 19 y 16 años; como pastora de un ministerio que no he parado de cuidar y velar, como respuesta a un legado y responsabilidad que he recibido del cielo.  Me determiné continuar trabajando secularmente con mayor pasión y compromiso, porque, aunque el frio de la soledad es abrumador, no voy a desmayar, ni permitiré que el duelo me dé un rotulo de dolor.  Todo por la misericordia y el eterno amor de mi amado Espíritu Santo. 

Hoy te quiero invitar a refugiarte detrás de la cruz, y que solo la Palabra de Jesús puede dar el calor y la luz suficiente para continuar viviendo, con le único objetivo de cumplir el propósito de Cristo aquí en la tierra.

Isaías 55:10- 11 – “Como desciende la lluvia y la nieve del cielo, y no vuelve a él sin regar la tierra y hacerla retoñar y florecer, y da semilla al que siembra y pan al que come, así es mi palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que deseo y logrará el propósito para el cual la envié.”

Al reflexionar sobre la necesidad de una temporada de lentitud y frío, pienso en la importancia de nuestra vida espiritual. El invierno nos hace caer en la cuenta que Dios está obrando en cada momento de nuestras vidas, incluso en los que no comprendemos, ni disfrutamos, porque Él cumple lo que promete, y nos recuerda que estos tiempos tienen un propósito de crecimiento, y de total dependencia de Su amor. 

Cantares 2: 11-12 

“¡Mira! El invierno ha pasado; las lluvias han terminado y se han ido. Las flores aparecen en la tierra; la estación del canto ha llegado, el arrullo de las palomas se escucha en nuestra tierra”.

El invierno no es para siempre, es solo una estación, la tierra volverá a calentarse, el sol brillará más, y las plantas florecerán. Al igual, estamos en un mundo roto y pecador, pero tenemos la esperanza de la eternidad, Dios nos prometió, que Jesús nos está preparando un lugar especial en el cielo.   

El invierno nos dice que podemos escribir una nueva historia, aunque nos sintamos atrapadas en un lugar frío y oscuro, podemos experimentar el calor, el consuelo y la luz de Jesús, por eso necesitamos conocerlo de verdad. ¡Anímate a buscarlo diariamente!

Con cariño,

Pastora Rossemarie Rizzo

You Might Also Like

No Comments

Leave a Reply

×